parpusa

Parpusa: definición y ejemplos

Parpusa es una palabra tan madrileña como desconocida, aunque se sigue siendo usada en determinadas épocas del año, especialmente en Madrid.

Nos referimos a fiestas típicas de la capital como las de la Paloma y San Isidro, donde miles de madrileños se reúnen en la Pradera para revivir las costumbres de antaño.

Costumbres que implican usar esas palabras que alguna vez fueron muy necesarias para poder entenderse en la capital.

Definición de parpusa

Dícese de la gorra que forma parte de la indumentaria tradicional madrileña, conocida comúnmente como traje de chulapo.

La parpusa es una especie de boina con visera adherida en su parte frontal, que suele estar confeccionada con una tela de cuadros blancos y negros.

Parpusa en la RAE

La Real Academia Española (RAE) recoge esta palabra en su diccionario como la gorra de cuadros que forma parte del traje masculino típico de Madrid.

Un término que no siempre ha estado presente en el citado diccionario, ya que fue incluido en la actualización 23.3 de 2019.

De esta forma la palabra se une a larga lista de términos añadidos en los últimos años que aún siguen formando parte de la cultura popular.

Ejemplos

Existen numerosos ejemplos donde esta palabra se hace muy necesaria, especialmente durante las fiestas locales madrileñas. Estos son solo algunos de ellos:

  • Ajústate bien la parpusa, no sea que se te caiga bailando un chotis.
  • La tienda de la esquina tiene parpusas y mantones en oferta.
  • Me encanta pasear por La Pradera con mi traje de chulapo y parpusa a juego.

Origen de la palabra

chulapo con parpusa
Barcex / CC BY-SA

A finales del siglo XIX y principios del XX se podían distinguir en la antigua Villa Española de Madrid diferentes grupos de habitantes, los cuales adpotaban diferentes nombres y comportamientos sociales según el barrio donde se habían criado.

Apodos locales como los isidros, los chisperos, los manolos, los majos y las majas coexisten con los chulapos, que eran los vecinos del barrio de Malasaña.

Cada grupo se diferenciaba de los demás por su forma de proceder, los colores que usaban y hasta por el peinado, pero sobre todo por el corte de su traje.

Los chulapos concretamente se caracterizaban por actuar con cierta chulería y también tenían cierta fama de golfos, rozando incluso la delincuencia en algunos casos.

Es precisamente en ese marco del hampa donde el término parpusa es documentado por primera vez en algunos textos de principios del siglo XX.

Un argot callejero que pudo ser adoptado por los chulapos para designar la gorra que con tanta guapeza portaban en su cabeza.

En la actualidad solo los chulapos representan al madrileño más castizo, aunque ya solo lucen su trajes (parpusa incluida) en las festividades de La Paloma en agosto y San Isidro el 15 de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *